Como empezar a hacer Deporte a los 40 años

Bienvenidos a los 40, una edad clave para muchas personas en la cual deciden hacer un balance de su vida y se proponen nuevos objetivos. Pero también es una etapa de cambios físicos y por eso, muchos comienzan a preocuparse por su condición física y su salud más que en sus años anteriores.

Sin embargo, no son pocos los que piensan que a los 40 ya están “demasiado grandes” para comenzar a hacer deporte o entrenar y que lo que no lograron de jóvenes, no lo van a lograr ahora. Si bien es cierto que las personas que han llevado una vida activa y sana cuentan con cierta ventaja, diversos estudios han demostrado que comenzar a hacer deporte en tus 40 puede aportarle numerosos beneficios a tu salud.

Esto, sencillamente es porque, el cuerpo siempre responde positivamente a los estímulos de entrenamiento. Aunque nunca hayas entrenado antes, desde la primera sesión tu cuerpo experimentará cambios que beneficiarán tanto a tu salud física como mental.

Hacer deporte nos mantiene jóvenes

El sedentarismo y todas las malas costumbres que conllevan este estilo de vida, provocan un envejecimiento prematuro: nuestros músculos y articulaciones se debilitan y comienzan a surgir dolores físicos y problemas posturales, la falta de actividad genera aumento de peso graso y aparecen los problemas de presión, colesterol e incluso diabetes. Los niveles hormonales descienden, lo que se traduce en un deterioro pronunciado de nuestro cuerpo.

Por el contrario, hacer deporte revitaliza el cuerpo. La estimulación muscular del entrenamiento genera un aumento de la fuerza, la resistencia y la tonicidad muscular. Los músculos vuelven a su posición correcta mejorando nuestra postura y nuestra apariencia. La piel se vuelve más tersa y firme. Las articulaciones recuperan su movilidad y los dolores desaparecen. El organismo aumenta sus niveles hormonales, lo que también se traduce también en un mejor estado de ánimo y una sensación de vitalidad.

Hacer deporte además fomenta el descenso de peso graso, disminuye los niveles de colesterol, mejora la presión y el ritmo cardiaco además de disminuir considerablemente la probabilidad de sufrir enfermedades coronarias y diabetes. También mejora la calidad del sueño, permitiendo un descanso más reparador lo que está relacionado con una notable mejora en la calidad de vida.

Lo importante es la constancia

Esta es un máxima ineludible tanto si eres joven como si ya has entrado en los 40s. Los beneficios del deporte se ven a mediano y largo plazo y para ello se requiere constancia. Así como la práctica hace al maestro, la constancia en el entrenamiento, hace a la mejora de la condición física y la calidad de vida. Por lo tanto debes tomarte esto en serio.

Ejercitarse al menos 2 o 3 veces a la semana es lo aconsejable para que el cuerpo tenga el estímulo necesario para comenzar a percibir los cambios que estamos buscando. Tómate entre 45 y 60 minutos para realizar tu rutina de ejercicios y procura realizar un correcto estiramiento al finalizar. Al principio es posible que el cuerpo duela y al otro día te sientas más cansancio del habitual. Pero debes tener confianza y constancia y verás que al poco tiempo, los dolores y el cansancio desaparecen y te sentirás más vigoroso que nunca.

A continuación te propongo una serie de actividades físicas que puedes comenzar a realizar progresivamente para que entres al mundo del deporte y que en tus 40s encuentres tu mejor versión.

Caminar

Empezar con una buena sesión de caminata es una excelente manera de introducirnos en el mundo del deporte. Caminar a un buen ritmo durante 20 o 30 minutos si no estás habituado a hacerlo, resultará un esfuerzo cardio vascular más que interesante.

Trote ligero

Si ya estás acostumbrado a caminar una buena cantidad de minutos, puedes empezar a combinarlo con un trote ligero. Esto permitirá que mejores tu resistencia cardiovascular.

Entrenamiento muscular

Aunque nunca hayas entrado en un gimnasio, nunca es tarde para empezar. El trabajo con pesas nos permitirá mantener la masa muscular y tonificarla. Esto, no solo mejorara tus niveles de fuerza y tu postura, sino que además mejora la densidad ósea y previene de posibles lesiones.

Yoga

El yoga se ha convertido en un excelente ejercicio para personas de 40 años o más que nunca antes habían hecho actividad física. El Yoga con sus “asanas”, permite trabajar la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio y la postura. Además resulta una actividad muy beneficiosa para bajar los niveles de stress y tensión física y mental. Nos enseña a respirar y a aquietar la mente.

Pilates

Otra actividad que no requiere una alta condición física previa para poder realizarla. Pilates es una actividad muy técnica con movimientos controlados que tiene como objetivo desarrollar los músculos internos para mejorar la postura y el equilibrio, aumentar la fuerza, la elasticidad, la agilidad y coordinación de movimientos, logrando una figura más estilizada y reduciendo los niveles de stress.

CONTENIDO RELACIONADO
CONTENIDO VARIADO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.